martes, 25 de marzo de 2008

Embrujada me ha traido un beso

Un beso, que lo quiero compartir con todos vosotros, aunque no sea suyo (Francisco A.), es como si lo fuera.
El beso de Embrujada me cautiva, me absorve y sobre todo lo encuentro irreverente, por su intensidad y su frescura, y su perpetuidad, que sintáis también lo mismo.



Traigo este beso para ti, absorbente,
encrespado, expansivo, irreverente,
porque sé que me vas a responder.

Un beso de rodillas atrevidas
de labios húmedos, voluptuosos,
mano impúdica, dedos temblorosos,
figuras lentamente desvestidas.

Beso requeridor de varias vidas
para agotar sus fondos amorosos,
desdeñador de afectos nebulosos
más huérfanos de espuelas que de bridas.

Beso que he fabricado en muchos años
en modos, longitudes y tamaños
que nadie fue capaz de merecer.

"Francisco A."

2 comentarios:

Embrujada dijo...

La sed que tienen tus labios tiene fàcil soluciòn ,humedècelos con tu lengua pasàndolos por mis labios y ese còctel agitado calarà y enjugarà bien ,hasta la màs dulce boca y llegaràn los frescos labios.
Te beso dulcemente.
Gracias por publicarlo..

Vox dijo...

Probaré, embrujada probaré de imaginar una vez humedecido mis labios pasarlos por los tuyos, y recibir tu dulce beso, que te devuelvo.